Skip to content

Proyecto Atmosterra 2021

Contribución a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y secuestro de carbono en los sistemas alimentarios para combatir y adaptarse al cambio climático

La necesaria descarbonización de nuestra sociedad tiene un eje fundamental en el sistema alimentario entendido como el conjunto integral de prácticas de producción, modelos de distribución, pautas de alimentación y sistemas de gestión de los residuos orgánicos.

El actual sistema de producción de alimentos es uno de los principales emisores de CO2 y otros gases de efecto invernadero hacia la atmósfera, en buena parte a causa de las prácticas de gestión del suelo, de los cultivos y de la cabaña ganadera incluyendo la gestión de las deyecciones. Además, se han de sumar los impactos de los procesos industriales de transformación y de distribución.

Por otra parte, el suelo es uno de los principales depósitos de carbono del planeta y unas prácticas productivas adecuadas pueden transformar la situación actual -emisor neto- hacia un decisivo sumidero de carbono. Sin embargo, la adopción de estas prácticas reclama transformaciones del sistema alimentario que las acompañen para hacerlas viables y eficientes a la hora de proveer una alimentación adecuada para todos y todas.

Los/as productores/as y las/los consumidores/as responsables quieren conocer las implicaciones de esta transformación y explorar cuáles son los escenarios a los que deberíamos llegar y qué prácticas pueden conducirnos a alcanzarlas.

Por eso, desde las asociaciones promotoras, se convoca una Jornada sobre la contribución de los sistemas alimentarios a la reducción del carbono atmosférico para combatir el cambio climático, donde encontrarnos todos los agentes interesados -productores/as, consumidores/as, científicos/as y académicos/as- con el objetivo de conocer, debatir y establecer un marco de cooperación para llevar hacia adelante esta transformación.

La jornada tiene como propósitos:

  • Presentar un diagnóstico de la situación actual y su incidencia en los campos de acción de los agentes promotores de la Jornada.
  • Establecer las condiciones de unos sistemas alimentarios descarbonizadores y posibles escenarios que las cumplan.
  • Presentar estrategias que permitan llegar a los escenarios deseados, acompañarlos de experiencias -históricas y actuales- y de buenas prácticas que se orienten y que puedan ser replicadas por los diferentes agentes.
  • Organizar un proceso de cooperación para promover y desarrollar conjuntamente -entre los agentes implicados en la Jornada- la evolución hacia el logro de estos escenarios en nuestro ámbito.

Para alcanzarlos, la Jornada quiere invitar a especialistas académicos, productores/as implicados con nuevas prácticas, consumidores/as organizados entorno a prácticas de consumo responsable, todos ellos escogidos a través de las organizaciones convocantes para participar en las jornadas aportando tanto las experiencias y buenas prácticas como interviniendo en los debates y en la toma de decisiones de acuerdos para el futuro.

Motivación

Este año, Barcelona será la Capitalidad Mundial de la Alimentación Sostenible y acogerá la celebración del Fórum Europeo de Agroecología. Este marco es una oportunidad para la ciudad de Barcelona de hablar y reflexionar, como sociedad, sobre la situación de los sistemas agroalimentarios que la sostienen.

Se calcula que la huella de carbono de la alimentación española se ha multiplicado por 4 en términos totales y por 2,5 en términos per cápita entre 1960 y 2010 (Aguilera et al, 2020). Así mismo, en la zona mediterránea la mayoría de los suelos son pobres en materia orgánica (Romanyà, 2011) y por tanto sería deseable aumentar su contenido (Lal, 2020).

El sector alimentario todo y que es un sector generador de grandes impactos ambientales también presentan potencial para reducir y mitigar los efectos del cambio climático, además de contribuir a la protección de los suelos.

Los suelos agrarios pueden fijar carbono y reducir el exceso de carbono atmosférico que provoca el calentamiento global, a la vez que se aumenta la fertilidad del suelo, disponibilidad de agua y reducción de las exportaciones de nitrógeno (Deluz et al, 2020). Aumentar la materia orgánica del suelo es la base de la resiliencia al cambio climático de los sistemas alimentarios.

Queremos:

  • Reconocer cuáles son las prácticas que hay que fomentar y cómo desbrozar el camino para que sea cada vez más fácil y atractivo llevarlas a la práctica.
  • Analizar el balance entre las emisiones de gases de efecto invernadero y la fijación de carbono en el suelo y en la biomasa para las diferentes actividades agrarias, ganaderas y forestales.
  • Reconocer la importancia de los pastos y coberturas vegetales, evitar o reducir el trabajo del suelo sin usar herbicidas, tanto en cultivos extensivos, en secano o en regadío, la horticultura o los frutales.
  • Aprender sobre las enmiendas orgánicas que tengan como objetivo incrementar la MO del suelo y favorecer los servicios ecosistémicos de los microorganismos del suelo. ¿Cómo se pueden llevar a cabo estas prácticas sin interrumpir el flujo de ingresos económicos de los proyectos productivos en este proceso de recapitalización del suelo?

Por otra parte, el sistema alimentario va más allá de la producción de alimentos. La huella de carbono en la distribución y transformación de los alimentos es muy importante, además este sistema es poco eficiente por los desperdicios que genera. Este mercado se caracteriza por la concentración, en cada vez menos actores, del poder de decisión condicionando las formas de producción agraria y ganadera. Necesitamos conocer el sistema alimentario para generar políticas alimentarias a la medida de los desafíos actuales, necesitamos crear, ampliar o fortalecer los espacios de participación y decisión de la ciudadanía con el objetivo de favorecer la soberanía alimentaria, la justicia social y la lucha contra el cambio climático.

Esta propuesta se enmarca dentro de las acciones necesarias para cumplir con el Pacto Verde Europeo y seguir las indicaciones del IPCC sobre la importancia de abordar de una manera integral el sistema agroalimentario a la hora de reducir las emisiones de GEI.

Objetivos

El objetico de la Jornada es recoger, dar a conocer y fomentar modelos y proyectos de producción agraria y ganadera fijadoras de carbono atmosférico y promotoras de la fertilidad natural del suelo.

Otro objetivo es recoger, dar a conocer y fomentar estrategias para conseguir la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en las diferentes partes del sistema alimentario.

En los dos casos se quieren analizar cuáles son sus virtudes, qué referentes históricos tenemos, qué dificultades existen para su generación y qué cambios se requieren a nivel político, normativo, académico, formativo, social, económico, etc.

Resultados esperados

  • Generar debate e intercambio de experiencias entre sociedad civil, mundo científico, agricultores y ganaderos.
  • Posibilitar la creación de grupos de trabajo multidisciplinar que tengan actividad con posterioridad al evento.
  • Crear un fondo documental accesible y abierto.

Estructura

Creemos que frente a un proceso global que afecta a toda la humanidad el protagonismo es de la ciudadanía y el mundo académico debe responder a sus demandas y necesidades de conocimiento. Por tanto, no se trata de una jornada académica sino más bien la expresión de una demanda ciudadana.

Habrá unas fases previas que consistirán en la recogida de información y experiencias que sean de interés que se realiza a través de las redes de las entidades colaboradoras, y que serán presentadas en las Jornadas – una vez seleccionadas y ordenadas- para iniciar y alimentar el debate:

  • Estudios sobre los efectos de las prácticas agrarias, los sistemas alimentarios y la gestión del territorio en la gestión de la materia orgánica y el balance de carbono al suelo y a la atmósfera;
  • Experiencias concretas, casos de éxitos, que se corresponda con los objetivos de las jornadas;
  • Preguntas de los sectores sociales relacionados con la alimentación, necesidades de conocimiento;
  • Reivindicaciones, contradicciones y vicisitudes.

Se procurará que toda esta información pueda formar parte de un repositorio audiovisual y documental que permita su uso posterior.

Áreas de trabajo

Áreas de trabajo para las jornadas y para crear un archivo de conocimiento online.

¿Por qué cambiar modelos de cultivos o ganaderos?

¿Cómo están los suelos, hasta dónde podemos o necesitamos llegar?

Indicadores

Ejemplos de buenas prácticas. Estrategias. Maquinarias. Recursos genéticos.

¿Cómo hacemos la transición?

Recarbonización en tierras de alquiler (capitalización), ¿de quién son las mejoras?

Comercialización y consumo

Dieta, ¿qué se consume y en qué proporciones?

¿Cómo reducir las emisiones en la comercialización?

¿Cómo favorecer la comercialización de las mejores prácticas de cultivo o ganaderas?

Investigación

¿Qué investigar?

¿Cómo investigar?

Políticas

¿Cómo afectan las políticas agrarias? ¿Es necesario modificarlas?

¿Cómo afecta el mercado de emisiones?

Referencias:

  • Deluz C, Nussbaum M, Sauzet O, Gondret K and Boivin P (2020) Evaluation of the Potential for Soil Organic Carbon Content Monitoring With Farmers. Front. Environ. Sci. 8:113. doi: 10.3389/fenvs.2020.00113
  • Aguilera, E., Piñero, P., Infante Amate, J., González de Molina, M., Lassaletta, L., Sanz Cobeña, A. (2020). Emisiones de gases de efecto invernadero en el sistema agroalimentario y huella de carbono de la alimentación en España. Real Academia de Ingeniería. ISBN: 978-84-95662-77-4.
  • Lal, R. (2020). Food security impacts of the “4 per Thousand” initiative. Geoderma 374, 1–8. doi:10.1016/j.geoderma.2020.114427.
  • Romanyà, J., and Rovira, P. (2011). An appraisal of soil organic C content in Mediterranean agricultural soils. Soil Use Manag. 27, 321–332. doi:10.1111/j.1475-2743.2011.00346.x.